VALDIVIA, CAPITAL CULTURAL DE AMERICA 2016/THE INTERNATIONAL BUREAU OF CULTURAL CAPITALS -MARTES 10 JUNIO 2014 historiadevaldivia.chile@gmail.com HISTORIA DE VALDIVIA - CHILE: ATRACTIVOS TURISTICOS DE VALDIVIA II

ATRACTIVOS TURISTICOS DE VALDIVIA II

PASEO LIBERTAD
La Calle Libertad o Paseo Peatonal Libertad, es la arteria peatonal que une la Plaza de la Repúbica con el Malecón (Mercado Fluvial y Muelle Schuster en la Costanera). Hasta 1820 se llamó Calle de los Abastos. Su actual nombre fue dado el domingo 6 de febrero de 1820 cuando Lord Cochrane hace la travesía triunfal por ésta para dirigirse a la Plaza Mayor (Plaza de la República). Allí es recibido como el Libertador de Valdivia tras la Toma de las Fortificaciones de la Bahía de Corral al mando de la Escuadra Nacional, 3 y 4 febrero 1820. ese dia “la moctezuma extendió su escalera en la gradería de la plaza de los abastos, según entrada de los antiguos gobernadores, mientras se disparaba la salva real y eran echadas al vuelo las campanas de lasa iglesias (…) invitándolo enseguida el regidor masenlli, el coronel narciso carvallo, y na gran representación, a subir hasta la plaza mayor, las tropas de beauchef, cubrian el recorrido entre el muelle principal y la plaza, poniéndosele desde ese dia a la calle de abastos el nombre de libertad (…)”. Así, Valdivia es integrada a la naciente República de Chile. Hay que recordar que esta calle data desde el Siglo XVI. Por aquí pasaron: JUAN Ladrilleros, OCTUBRE 1557; Claudio Gay, 1834; charles Darwin, febrero 1835; Elias Herckmans, agosto 1643; el IIº Marqués DE MANCERA Sebastián de Toledo, Febrero 1645, y todas las vistas ilustres de Valdivia, tales como: Presidentes de la republica de chile; gobernadores reales de la ciudad; fernando maria de Baviera y Borbón, infante de España y cuñado de Alfonso xiii, diciembre 1920; el rey Leopoldo de Bélgica y su esposa, 1962;  el duque Felipe de Edimburgo, 1962; el rey Juan carlos y la reina sofia de España, 23 octubre 1990; el principe Felipe de Asturias, 5 noviembre 1993; el rey Gustavo de suecia, en enero 1994; los presidentes de la republica federal de alemania, el barón Richard von weisaecker y su esposa marianne von kretschmann, 5 noviembre 1993; y don johannes ru, 25 noviembre 2003; ;  el secretario del estado vaticano S.E. Monseñor angelo sodano, 9 octubre 1998; stephen howkins, enero 2008;  etc.

CALLE INDEPEDENCIA
Antigua Calle del Rey, era la entrada principal a la Plaza Mayor. Su nombre se debe al sentimiento patriota de los valdivianos tras las derrotas de las tropas realistas en Maipú (de paso, cientos de valdivianos, soldados leales a España, derramaron sangre en las distintas batallas de la independencia de Chile como por ejemplo: Chacabuco y Maipú. Pero también supieron de triunfos, tales como: Cancha Rayada y Rancagua). Tras la gesta de Maipú (5 Abril 1818), O’Higgins hace una ferviente proclama a los valdivianos “…compatriotas al cabo de ocho años en que la intriga de nuestros comunes enemigos nos ha mantenido separados…la unión de los ilustres valdivianos nos basta para triunfar de todos los esfuerzos de la tiranía…”
el 6 de febrero de 1820, trA L gESTA DE COCHRANE, se pasa a llamar independecia, y sumado a la calle libertad y la plaza de la república, queda reflejado el patriotismo valdiviano; es más en todo Chile se enarbolan en el triunfo que significó la Toma de Valdivia. O’Higgins lo proclama en la despedida de la Escuadra Nacional Libertadora del Perú al mando de Lord Cochrane el 20 agosto 1820 “Recordad que habéis vencido en Valdivia”. Al final de esta calle se ubicó la Puerta Real que unía con el Torreón Canelos.
ESTA CALLE FUE LA MAS IMPORTANTE DEL COMERCIO VALDIVIANO, DESDE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX, HASTA MEDIADOS DEL SIGUIENTE. ALLÍ ESTUVIERON UBICADO LAS TIENEDAS Y ALMACENES DE LA CIUDAD, TALES COMO: TIENDA DE FRANCISCO MOLINA, ALMACÉN DE NOVEDADES DE MALLY Y RECCIUS; PROVISIONES DE ERIQUE POEHLER; LA BOTICA ALEMANA; ALMACÉN DE PAULO SPRINGMÜLLER; RELOJERÍA DE TEODORO HENZI; LA MERCERÍA DE SAELZER Y SCHWARZENBERG Y LA TIENDA DE LUJO DE F. CARTENS Y CÍA; ADEMÁS DE LAS LUJOSAS MANSIONES DE: CARMEN URIBE VDA. DE SCHMIDT, PABLO HOFFMANN, JOSE RUDLOFF, PABLO ANWANDTER, ERNESTO HAESLER, ESTATIRA VDA. DE MUHM, CARLOS BARTSCH, GUSTAVO PROCHELLE, LUIS DEPPE MACKE, BARÓN von STILLFRIED, PATRICIO AGUAYO, Y LEOPOLDO DE LORCA.

PLAZA DE LA REPUBLICA

La plaza mayor de valdivia, ha existido desde el 9 de febrero de 1552 cuando el conquistador de chile, funda in situ la ciudad santa maria la blanca de valdivia; descubierta por el capitán genovés, Juan bautista pastene el 22 de septiembre de 1544, asignándole el nombre de valdivia, en homenaje a su mentor. Desde el mismo dia de su fundación, ha albergado los edificios cívicos más importantes de la ciudad, desde sus casas reales y la Primera Iglesia mayor del dulce nombre de maría la blanca de valdivia –posteriormente iglesia matriz, actual catedral de valdivia-, también funadadA por pedro de valdivia, nombrando al chantre de chiapa Luis Bonifacio como su primer párroco junto a la Imagen de Nuestra Señora del Rosario como advocación. Mariño de lobera, señala: “(…) así comenzó luego a poner mano a la labor fabricando lo primero la iglesia matriz con nombre de santa maría la blanca, y prosiguiendo con los demás edificios hasta poner la ciudad en buen punto”. En 1599 tras el ataque de los indígenas, resulta totalmente destruida y abandonada hasta agosto de 1643, con la llegada de la expedición de elias herckmans, en la frustrada ocupación holandesa, alojando las tropa en la plaza misma. El domingo 6 de febrero de 1820, lord cochrane es recibido por el cabildo en pleno en la plaza de los abastos, al lado del principal muelle, e invitándolo a subir a la plaza mayor, luego de haber recibido de manos de Rafael perez de arce henriquez, las llaves de las cajas reales de valdivia. “presidido por las insignias del cabildo, las fachadas cubiertas con colgaduras, el cotejo avanzó como en los mejores tiempos de la monarquia en ventanas y balcones, vestidas con sus mejores galas (…). 
En este cabildo abierto, la ciudad da la bienvenida a la patria, con salvas y honores solemnes; desde entonces la ex calle de abastos, se pasa a llamar libertad, y la plaza mayor, se denominará plaza de la republica –hasta hoy como homenaje a la republica de chile, después de la toma de valdivia, 3 y 4 de febrero 1820, por la escuadra nacional liderada por cochrane, millar y beauchef, donde valdivia pasa a formar parte de la naciente republica chilena. A finales del Siglo XIX, Carlos Anwandter rediseña y proyecta la Plaza de la República y plantando arce alrededor de ésta. Sin embargo en  1909, resulta completamente destruida tras el Gran Incendio. En 1913 se inicia la remodelación correspondiente a la actual plaza. Se plantan los famosos Tilos  (en reemplazo de los Arces de Anwandter), traídos desde el Fundo Estancilla, donados por Rodolfo Beckdorf, y se construye la Glorieta de estilo Victoriano, obra del arquitecto Döring. ENTRE LOS EDIFICIOS IMPONENTES, SOBRESALÍAN LA ESPECTACULAR INTENDENCIA DE ESTILO NEOCLÁSICO Y LA NUEVA CATEDRAL  DE VALDIVIA.

INTENDENCIA
La intendencia de valdivia existe desde el 30 de agosto de 1826, con la creación de la proviancia de valdivia, siendo su primer intendente de la ciudad, el queridísimo coronel ramón picarte, nombrado por la unanimidad de los integrantes de la asamblea provincial de valdivia el 18 de diciembre  de 1826, lo será para los valdivianos hasta 1831 (a pesar de sus constantes itinerancia por problemas de salud que lo aquejaba, por ende, sus renuncias cíclicas; será suplido en forma interina; y a pesar de las permanentes presiones del poder politico de las autoridades de santiago, para que sea reemplazado, pese a todo, valdivia le renueva toda su confianza y agradecimiento, confirmando su cargo como Primer Intendente de los valdivianos hasta 1831 –como agradecimiento a su persona, los valdivianos, ese mismo año, la calle los llanos y del barro, pasará a llamarse avenida ramon picarte, hasta hoy).
La intendencia no tuvo edificio propio sino hasta finales de la década de 1890, cuando Ernesto frick von hagemann diseña y construye el edificio de estilo ecléctico y predominio renacentistas y su balcón, de dos plantas –este edificio será destruido completamente por el gran incendio del 13 diciembre 1909, no obstante antes, el haber soportado otro siniestro, 17 febrero 1904, estando alojando en sus dependencias el presidente de la república don germán riesco, y que según se retrató en las revistas de historietas políticas de la capital, retrataban la escapada en plena madrugada, del presidente, arrancando hacia la plaza de la republica en paños menores.
A partir de 1911, se comienza la reconstrucción de los edificios publicos y la plaza de la república (la misma de hoy), construyendose el HERMOSO EDIFICIO DE LA INTENDENCIA, DE ESTILO NEOCLASICO, CONSTRUIDO POR JOSE BETTI EN BASE A LOS PLANOS DEL ARQUITECTO EDUARDO SCHOTT, POSEIA UNA ESCALERA IMPERIAL, Y EN EL FRONTIS, UN MODERNO RELOJ TRAIDO DESDE ALEMANIA, SERÁ CONSUMIDO POR EL INCENDIO DE 1949.
LUEGO DE ESTE SINIESTRO, SE CONSTRUYE EL ACTAL EDIFICIO DE LA INTENDENCIA, DE LINEAS ARQUITECTÓNICAS ART DECO, EDIFICIO QUE SOPORTA EL MEGA TERREMOTO DEL DOMINGO 22 DE MAYO  DE 1960 (EN SUS INSTALACIONES, DESDE 1974 HASTA 2007 FUNCIONÓ LA GOBERNACIÓN PROVINCIAL DE VALDIVIA, COMO CONSECUENCIA DE LA REORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA-territorial del país, AL CREARSE LAS 12 REGIONES, MAS EL AREA METROPOLITANA DE SANTIAGO, EN ESa TRISTE REALIDAD –EL MÁS DURO DE TODA SU HISTORIA- VALDIVIA FUE DESPOJADA DE LA INTENDENCIA E INSTALADA EN PUERTO MONTT. Este calvario y nefasto pasado de la historia valdiviana, se acaba el 2 de octubre de 2007, con la instalación de la actual región de los ríos y su maxima autoridad es la vieja intendencia. el pais –presidente y congresistas- hace justicia con santa maria la blanca de valdivia, despues de 30 años de lucha ciudadana, hasta el firme y decidido compromiso de S.E. el presidente de la repúbica don ricardo lagos escobar, de escuchar el clamor valdiviano, cuyo significado puede compararse como una segunda independencia, después de 1820).

Avenida ramon picarte
Esta avenida, solo por su simbolismo historico, es un patrimonio de identidad valdiviana. Actualmente es la principal avendida de la ciudad, nace en la plaza de la república y se pierde en la ruta que empalma con la carreterra 5 sur (54 kms). Sus Palmeras (Phoenix canariensis) fueron plantados por el arquitecto municipal Luis Zorzi. Esta calle, entre García Reyes Condell era parte de varias chacras llamadas del Barro. Una de ella –la Chacra del Torreón- fue loteada en 1882 por la familia Barril Castelblanco; sus calles fueron trazadas por Guillermo Teichelmann.
esta vía lleva el nombre de la máxima autoridad valdiviana, don ramón picarte castro (1777-1835), coronel de artilleria y patriota y procer de la indepencia de chile, gobernador politico y militar de valdivia (por decreto del 3 diciembre 1823, asumiendo el 25 febrero 1824, hasta 18 diciembre 1826. en su mandato se crea, 30 de agosto de 1826, la proviancia de valdivia, siendo su primer intendente nombrado por la unanimidad de los integrantes de la asamblea provincial de valdivia el 18 de diciembre  de 1826, lo será para los valdivianos hasta 1831 (a pesar de sus constantes itinerancia por problemas de salud que lo aquejaba, por ende, sus renuncias cíclicas; será suplido en forma interina; y a pesar de las permanentes presiones del poder politico de las autoridades de santiago, para que sea reemplazado, pese a todo, valdivia le renueva toda su confianza y agradecimiento, confirmando su cargo como Primer Intendente de los valdivianos hasta 1831 –como agradecimiento a su persona, los valdivianos, ese mismo año, la calle los llanos y del barro, pasará a llamarse avenida ramon picarte, hasta hoy).

CATEDRAL DE VALDIVIA
La catedral ha estado al frente a la Plaza de la República desde 1552 hasta el día de hoy.
Nuestro actual templo es de estilo ecléctico con elemento y líneas arquitectónicas de las 14 Iglesias (Matriz y Catedral) anteriores. La primera piedra la donó SS el Papa Juan Pablo II en 1987. Es obra de los Arquitectos: Jorge Swinburn Pereira, Jorge Swinburn d el Río y Álvaro Pedraza. Este edificio vino a reemplazar al anterior erigido después de 1907 y derrumbada por terremoto de 1960. Fue inaugurada en 1998. Es de Cruz Latina, cuyo pie es mayor que el resto de los brazos. y dos naves con una capilla diaria inferior y nave central en el segundo nivel, rompiendo con la tipología clásica de las iglesias en Chile y sobresale la torre campanario (50 mts), que simulando una aguja gótica se eleva formando un esqueleto estructural. La advocación es a la Virgen del Rosario. También cuenta con el Museo de la Catedral con una muestra de la historia de Valdivia a través de los objetos y patrimonio religioso de nuestra ciudad.
“Terremotos, maremotos e incendios destruyeron la Iglesia Mayor de esta ciudad, una y otra vez. La que sucumbió en 1960,  construida en 1911, era la número 13. Tras un cuarto de siglo con el sitio vacío, el benedictino Gabriel Guarda, historiador nacido en esta ciudad, convocó a una comisión ecuménica para erigir una nueva catedral, ya que la Iglesia Católica carecía de recursos. Judíos, luteranos de origen alemán, masones se sumaron generosamente a la iniciativa y un agnóstico, Luis Ibarboure, fue elegido presidente de la Comisión Pro Construcción. Todos sentían que la ciudad, sin catedral, estaba incompleta. La obra se terminó en 1998. El padre Guarda, arquitecto él mismo, promovió la idea de un templo de imagen tradicional; en el camino quedaron proyectos modernos de baja altura. Insistió en la arquitectura sencilla de las iglesias sureñas, marcada por los galpones de la  zona, pero potenciando sus rasgos para darle la altura y dignidad propias de una catedral. Con esa tarea, decidimos ocupar el sitio completo, porque es pequeño. Se asciende al templo, a su gran pórtico techado y abierto a la plaza, dejando abajo un piso zócalo que contiene la sacristía y las dependencias parroquiales. Así logramos un espacio interior importante.
Al cuerpo central no le dejamos ventanas –a diferencia de la arquitectura cotidiana– para marcar su misterio; toda la luz natural se concentra sobre el altar. La comunidad, por temor a los incendios, no quiso la materialidad que propusimos –madera–, sino hormigón armado y fierro, aunque en su estructura a la vista, de perfiles tubulares sobredimen sionados, le rendimos homenaje a esa tradición local. La asismicidad fue otra demanda específica, lo que implicó la participación de ingenieros desde el inicio del proyecto. Desde Alemania viajaron fabricantes de campanas, para que el sonido de las tres nuevas fuera armónico con las dos antiguas; desde España vino un vitralista y artistas locales, Juan Echenique y Alejandra Izquierdo, pintaron la imaginería. La planta es de cruz latina –la misma que trajeron los misioneros europeos a la zona– y se amplía gracias a una tribuna de 300 m2 que circunda el espacio. Su orden culmina en el crucero, elevado en tres gradas, el que contiene al presbiterio, el altar y la cátedra del obispo. Sobre este punto central se eleva la torre del campanario mirador que, a instancias del padre Guarda, se eleva 50 metros como hito de la ciudad. En su cúspide remata con la Cruz de San Andrés y la cruz de la Evangelización, conmemorando los 500 años de la evangelización de América.
El altar, catedralicio, contiene reliquias de santos, confesores y vírgenes, y fue consagrado según el antiguo rito pontifical específico para estos lugares de culto”¹

HISTORIA  & CONSTRUCCION
“Catorce catedrales ha tenido Valdivia a lo largo de su historia. Todas ellas han sido destruidas por catástrofes de diferente índole, desde el lejano 1552 hasta 1960, año en que el terremoto destruyó por completo el principal templo de la Iglesia Católica. El 21 de mayo de 1960 la vieja Catedral valdiviana se desplomó por completo y tan sólo quedó un muro de ladrillos. Se debió esperar 38 años para que los valdivianos vean erigir un nuevo templo, de hecho la Catedral se ha convertido en el símbolo de la reconstrucción post terremoto en la ciudad. La antigua Catedral estaba construida básicamente de ladrillos y no tenía las firmes estructuras de fierro de otros edificios. Fue levantada entre 1899 a 1908 sobre los planos confeccionados por el sacerdote arquitecto Agustín Jara y modificados tras el gran incendio de 1909. El movimiento 9,5 en la escala de Richter la derrumbó por completo e  incluso dañó a los santos, y la imagen de la Virgen del Rosario -patrona de Valdivia desde el siglo XVII- debió ser enviada a Santiago para su restauración y hoy está en el templo. Tras el desastre, el obispo de ese entonces, Manuel Santos Ascarza, se preocupó en ayudar en la reconstrucción de otras iglesias de la provincia que también se vieron afectadas por el terremoto. Levantar una nueva Catedral se hizo costoso y se optó por tener como principal templo a un edificio de madera que por años fue denominado despectivamente el "galpón". El único vestigio del viejo templo fue la muralla de ladrillos que permaneció en pie y una campana que se ubicó en el mismo. En 1983 asumió como nuevo obispo de la Diócesis de Valdivia Alejandro Jiménez Lafeble, un hombre con carisma y que con el tiempo instigó a los valdivianos a asumir la aventura de levantar una nueva Catedral. El obispo Jiménez en uno de sus escritos señaló que "la Catedral representa la unidad de un pueblo: en la fe, la oración y el espíritu... Cada piedra y cada tabla de esta Catedral será signo de unidad y fraternidad entre todos nosotros". Era el tiempo que Valdivia se sacudía de la modorra que dejó el terremoto. En 1987 se da el vamos a una Comisión Pro Construcción integrada por el obispo Jiménez, y los valdivianos Víctor Kunstmann, Santiago Gaete, Joaquín Holzapfel, Santiago Guarda, Gabriel Guarda, Luis Ibarboure, Arnoldo Michaelis, José Taboada, Teófilo Grob, Andrés Fried, Raúl Basso, Gonzalo Estévez y Carlos Guarda. Con el tiempo se sumó Esteban Fried. Este fue un grupo muy particular, pues estaba integrado no sólo por católicos, sino que también por luteranos, judíos y m asones. Carlos Guarda, uno de los integrantes, recordó que cuando fueron a Concepción en 1987 a recibir la primera piedra del templo de manos del papa Juan Pablo II le comentaron el caso. El Papa esbozó una sonrisa de satisfacción y se refirió que aquello era un ejemplo de lo que el ecumenismo podía lograr la educación. Los creadores de la Catedral actual son Jorge Swinburg, Alvaro Pedraza y Jorge Swinburg del Río. La construcción como tal comenzó en 1988 y la idea preliminar era inaugurar el templo en 1992, pero los problemas financieros fueron pan de cada día. Hubo momentos difíciles, pero que se superaron. Un momento triste fue la renuncia por enfermedad de Monseñor Jiménez y su posterior deceso. Un digno sucesor del motor de esta respuesta fue Monseñor Ricardo Ezzati, quien dejó trabajar sin problemas a la comisión. Por fin el 9 de octubre de 1998 se inauguró la Catedral. Valdivia fue visitada por el presidente Eduardo Frei y su esposa, además del Nuncio Apostólico Angelo Sodano, el cardenal Carlos Oviedo y varias autoridades quienes bendijeron el fruto de más de diez años de esfuerzo. Fue un día de fiesta, muchos recuerdan cuando el Nuncio Apostólico Angelo Sodano llegó por el río y subió por el paseo Libertad rumbo al templo, tal como se hacía con los grandes personajes de la época colonial. Valdivia ha tenido catorce catedrales en el mismo tiempo que París ha tenido una, eso demuestra el espíritu de empuje de los valdivianos y hace valorar aún más la pertenencia a esta tierra.

Angustias y Milagros
Hubo momentos complicados al construir el actual templo, principalmente por la falta de dinero, ya que el crédito que pidió la Comisión Pro Construcción estaba copado y las deudas eran un verdadero dolor de cabeza. En 1995, seis años después de iniciada la construcción, la situación fue crítica, al punto de parar la obra. Algunos no estaban de acuerdo, hubo polémica al interior de la misma comisión, pero como se trataba de la "casa de Dios", tampoco podían faltar los milagros. Ese ‘milagro’ se hizo posible en mayo de 1995 cuando se anunció un aporte de 200 millones de pesos para la construcción del templo. Se trataba de un dinero que dejó en herencia el hombre público Carlos Vial Espantoso. Raúl Basso, uno de los integrantes de esta comisión, recuerda que Carlos Guarda, hermano del padre Gabriel Guarda, lo llamó y antes de darle la noticia de la millonaria suma le pidió que se sentara. ‘Eso nos salvó y posibilitó terminar la obra’ sentenció Raúl Basso. La entrega del cheque la hizo el diputado Maximiano Errázuriz el 14 de marzo de 1996. Errázuriz era el albacea de la herencia de Carlos Vial Espantoso y entregó el cheque ante la notario Carmen Podlech y los miembros de la comisión. El parlamentar io se dio el tiempo de bromear y dijo que entregaría "un cheque más grande, debido a la tardanza en hacerlo" y presentó un cheque grande de televisión. Raúl Basso recordó también que en un momento no tenían dinero y estaban sobregirados, incluso el compromiso con el banco Santander era cubrirle el sobregiro todos los meses y les faltaban 250 mil pesos. Señaló que con los miembros del comité no sabían de donde sacar el dinero hasta que apareció el obispo Alejandro Jiménez que rápidamente le pasó un sobre y salió raudo a oficiar una misa. El sobre contenía 250 mil pesos ni más ni menos. Con ayudas como esas y con el esfuerzo de cada valdiviano, pues hay que recordar que había alcancías en el comercio para que cada uno aportara una moneda, se fue levantando la Catedral hasta llegar a lo que es hoy”²

DESCRIPCION DE LA CATEDRAL
“La plaza de La República, ocupa un espacio rectangular en el que concurren, además de las calles perimetrales convencionales, una avenida y un paseo peatonal que la intersectan en sus caras oriente y poniente respectivamente. Es un lugar ligeramente elevado respecto de la ciudad, lo que permite que las edificaciones de su entorno adquieran cierta predominancia visual. En la intersección del paseo peatonal Libertad y la calle O'Higgins se ha emplazado la catedral de Valdivia, obra de los arquitectos Jorge Swinburn Pereira, Jorge Swinburn del Río y Alvaro Pedraza, cuya edificación se inició el año 1988 y aún se encuentra en proceso de construcción. Se trata de una propuesta que se debate en torno a dos principios: Por una parte sus referencias contextuales, como la torre del campanario, que con sus 50 m.. de alto se yergue reproduciendo un elemento formal que se repite en diversos sectores de la ciudad y a distintas escalas. Por la otra, una ruptura de ciertos cánones tipológicos propios de la arquitectura religiosa; así tenemos la superposición de dos naves, una capilla "diaria" en el piso inferior y la catedral propiamente tal en el nivel superior; una tribuna perimetral que a la manera de un teatro circunda la nave de la catedral; una pasarela elevada que discurre por el eje de las naves hasta unirse en un punto encima del presbiterio desde el que se asciende a la torre del campanario. Se trata de una iglesia en cruz latina, que respeta en gran medida la disposición espacial propia de este tipo de edificio: una nave principal, flanqueada por intercolumnios que dividen las naves laterales y otras dos transversales que conforman el transepto ocupado por el presbiterio. Dada la existencia de dos niveles, su acceso recurre a la creación de un espacio abierto, a la manera de un lobby exterior al que se ingresa desde el lado de la plaza. Frente a la puerta principal, se halla el ingreso a la nave inferior, en tanto que a sus lados parten sendas escaleras dispuestas simétricamente dirigiendo el recorrido hacia la nave superior.
La nave superior o "capilla catedral" concentra la mayor parte de los 800 m2 de superficie que ocupa la catedral en tanto que las naves transversales son reducidas al mínimo. El presbiterio ocupa la totalidad del transepto y consiste en una plataforma cuadrangular con las esquinas recortadas a 45º, elevada a 35 cm. del nivel de la nave; el altar ocupa la parte central del presbiterio, y su eje longitudinal coincide con el de las naves transversales.
Una estructura metálica exenta, que continúa la disposición de las columnas del nivel inferior, soporta la cubierta y se dispone formando un rectángulo que inscribe la nave y un cuadrángulo que inscribe el presbiterio. El espacio que separa la estructura de los muros es ocupada por una tribuna que gira por todo el contorno interior de la catedral.  Una pasarela que casi acaricia las cumbreras, ocupa los ejes de la nave central y las transversales, para unirse sobre el presbiterio desde donde parte una escalera caracol que asciende hasta la cúspide de la torre, a través de las tres plataformas - mirador que dominan el panorama valdiviano.
La nave inferior o ‘capilla diaria’ actúa como un enorme zócalo de 3 m. de altura, y la disposición estructural de sus columnatas de hormigón armado responde a lo previsto para la nave catedral. Ocupa cerca a 3/4 partes de la superior, con el mismo ancho que ésta y un largo algo menor, pues en el muro testero se halla la sacristía y más adelante dos velatorios y una cripta. Las comunicaciones verticales incluyen, además de las escaleras principales, otras exteriores y una rampa que conecta los velatorios ocupando uno de los ambulatorios.
Exteriormente asemeja una estrecha nave con techo a dos aguas, a la que se adosan volúmenes menores que apenas afectan su forma; así tenemos: las naves laterales; las naves transversales; una especie de marco al frente y otro similar que hace de ábside. El elemento protagónico de este edificio es la torre del campanario, que a la manera de un aguja gótica se eleva formando con su cuerpo una suerte de esqueleto estructural. En conjunto, esta obra señala un deseo de acercar al feligrés a un contacto con las alturas, a través de la verticalidad visual del conjunto y un recorrido aéreo ajeno a la cotidianeidad de los mortales”³

LOS TORREONES DE VALDIVIA
A mediados del Siglo XVIII, la corona española se encuentra enfrentada a la británica por los dominios y posesiones a lo largo del planisferio. Las distintas colonias luchan por sus emancipación, aparecen intereses de la armada francesa. Periodo en la cual se disputan las soberanías de Gibraltar, Las Malvinas y las fronteras de los reinos europeos. En el caso de América del Sur, el Virreinato del Perú es el más valioso pero con debilitamiento debido a las pocas aprehensiones como colonia hispana.
El Sistema Defensivo de la Plaza Militar de Valdivia será ultra reforzada, se levantarán nuevas “Baterías”, se reconstruirá el actual Castillo San Sebastián de la Cruz de Corral y San Carlos. En Isla Teja se erigirán las Reales Fábricas de ladrillo y laja. La ciudad será amurallada bajo un nuevo Plan Urbano. La corona española se alista ante eventual invasión o ataque de los potencias navales enemigas de entonces. Época en la que brillan los Ingeniero: Antonio Duce, Antonio Birt, John Garland y Ambrosio O’Higgins.
En este contexto se levanta una gran muralla a lo largo del plano urbano de Valdivia del Siglo XVIII; en ambos extremos se levantan los actuales torreones, principal patrimonio histórico urbano desde el Siglo XVI al XVIII en la ciudad. Valdivia será la ciudad amurallada; en ingeniero real Antonio duce erigirá “la cerca de duce”, uniendo ambos torreines.

TORREON CANELOS
Construido en 1774 por Juan Garland, Gobernador de Valdivia 1768-1775 (Ingeniero irlandés y Teniente  Coronel de los Reales Ejércitos). Planos diseñados por éste y muy similar a los existentes en las costas de Andalucía. Se levantaron para proteger a la ciudad por si eran invadidos desde el río. La dotación la componían un  Cabo y 4 soldados con sus respectivos cañones. Este es el principal punto de vigilancia, al límite urbano entre las vegas Cantarranas donde sobresalía la especie nativa, el Canelo (actual Barrios Bajos) y la Puerta Real (entrada de la ciudad) entre actual Calle Independencia y Yungay. Estratégicamente bien ubicado en cuyo extremo (hoy Pasaje Orella) se encontraba las ruinas del antiguo Fuerte Santísima Trinidad (1602) y que servía de Cuartel del Regimiento de lo Pardos. el 5 de abril 1834, cosme perez de arce henriquez, obtiene permiso para transformar este torreón en un molino de viento.

TORREON DEL BARRO
Construido en 1774 por Juan Garland, Gobernador de Valdivia 1768-1775 (Ingeniero irlandés y Teniente  Coronel de los Reales Ejércitos). Junto al Torreón Canelos, estaban destinados a proteger la ciudad de una posible invasión desde el río. Eran las atalayas en los extremos Norte y Sur del radio urbano de Valdivia. Ambos estaban unidos por una muralla. La dotación la componían un Cabo y 4 soldados con sus respectivos cañones. En es Torreón se extendió un gran foso entre éste -cruzaba la calle Picarte - hasta Errázuriz debido a que, en este lugar desemboca un brazo del famoso Catrico (actual Calle Condell)
Ambos Torreones son Monumentos Nacionales según DS744 24 de marzo de 1926. A través de la historia han sido usados como prisión (Coronel, Tomás de Figueroa en 1785), bodegas  y molino. Su nombre se debe a que este sector se llamó El Barro y estaba dentro de la Chacra perteneciente a la sucesión Barril-Castelblanco (desde actual Anfión Muñoz al Puente Calle Calle).
La Muralla abarcó la longitud entre ambos torreones pasando por las actuales calles: Yerbas Buenas, Población Beneficencia, Esmeralda, Beauchef y Picarte. Debido a los destrozos de los Terremotos de 1835 y 1837. Sin embargo lo que pudo haber quedado, se diseminó en las cenizas del Gran Incendio de 1909 (las casas y calles de piedra laja, madera y ladrillo)

Fuente:
* La Sociedad en Chile austral antes de la Colonización Alemana, 1645-1850. P. Gabriel Guarda, OSB. Edit. Andrés Bello, 1979
* Nueva Historia de Valdivia. P. Gabriel Guarda, OSB. Ediciones Universidad Católica de Chile, 2001
* Julio César Avendaño. Recopilación Personal. http://historiadevaldivia-chile.blogspot.com
¹ Revista Universitaria, Universidad Católica de Chile, Nº 79
² Reportaje de Pablo Santisteban , 2005. Diario Austral de Valdivia.
³ Fernando Pérez. Facultad de Arquitectura y Bellas Artes. 1994. http://www.uc.cl