VALDIVIA, CAPITAL CULTURAL DE AMERICA 2016/THE INTERNATIONAL BUREAU OF CULTURAL CAPITALS -MARTES 10 JUNIO 2014 historiadevaldivia.chile@gmail.com HISTORIA DE VALDIVIA - CHILE: DESCUBRIMIENTO DE VALDIVIA

DESCUBRIMIENTO DE VALDIVIA

**NOTA
ESTE TRABAJO ESTÁ SUJETO A MODIFICACIÓN Y ATENTO A VUESTRA COLABORACIÓN. 
LOS DETALLES, FUENTES  Y ANTECEDENTES PERSONALES SON RESGUARDOS DEL AUTOR.
SI USTED COPIA ESTE MATERIAL DEBE CITAR LA FUENTE:
http://historiadevaldivia-chile.blogspot.com [HISTORIA DE VALDIVIA-CHILE]

JUAN BAUTISTA PASTENE, Capitán genovés, Lugarteniente de los Mares del Sur de Pedro de Valdivia, descubre la Bahía de Corral (Cullamó), comandando la expedición exploradora compuesta por las naves: la Santiaguillo y la San Pedro. En esta Expedición es acompañado por los bravos capitanes de la Conquista de Chile tales como: Jerónimo de Alderete, Rodrigo de Quiroga, Diego Osorio, Juan Ellas, Antonio Venero, entre otros. Descubre Valdivia el 22 de Septiembre de 1544. Navega las aguas de la actual Bahía de Corral hasta la Isla Güiguacabin (Mancera) donde estaba la casa del cacique Leochengo con quien remonta el río Ainilebo aguas arriba hasta las inmediaciones de la ciudad…encantado por la belleza de su río, Pastene lo llama Valdivia…
…”La salida de la pequeña flota, el ‘San Pedro’ y el ‘Santiaguillo’, se produjo desde Valparaíso el 5 de septiembre de 1544. Al mando iba el recién nombrado Teniente de Capitán General en la Mar, Juan Bautista Pastene. Según las instrucciones de Pedro de Valdivia, Pastene debería navegar como máximo unas doscientas leguas al sur recorriendo prolijamente la costa, facilitaría el desembarco de dos oficiales de tierra, Jerónimo de Alderete y Rodrigo de Quiroga, encargados de tomar posesión oficial de aquellos lugares y luego el escribano de gobierno, Juan de Cárdenas, debería dar testimonio de esta posesión. ‘El 17 de septiembre hizo un día claro y hubo buen sol. Según la altura tomada por el capitán, se hallaba a 41 grados y un cuarto y decidió no avanzar más hasta que viéramos la tierra donde estábamos, buscamos un puerto y lo hallamos una hora antes de la puesta del sol”. Al día siguiente, Pastene, Cárdenas y unos doce soldados armados bajaron a la playa, siendo rodeados por un grupo de indios que se acercaron gritando y amenazando. De inmediato, los españoles comenzaron a obsequiar collares y brazaletes por lo que los indígenas se abrieron dócilmente, incluso dándoles los nombres que ellos les daban a los ríos y cerros del lugar. “en una provincia que se llama Lepil, en un poblezuelo que se llama Lepilmapo, junto al cual pasa un riachuelo que se dice Lepileubo’. Pastene, con su escudo en el brazo izquierdo y la espada desenvainada en la mano derecha, tomó posesión del lugar en nombre de Su Majestad y del gobernador. Naturalmente que la toma incluía a los indígenas del lugar y a su cacique, Melillán. ‘Pusimos como nombre a este puerto el de San Pedro, por llamarse Pedro el gobernador y San Pedro el navío que lo descubrió’. Finalmente, Capturaron a dos indios y dos indias como prueba de su descubrimiento, regresaron a los barcos y se hicieron a la vela. ‘Al anochecer del domingo 21 de septiembre, fondeamos a una media legua de tierra, en una punta que sale mucho del mar y a la cual pusimos San Mateo’. (A 26 kilómetros al sur de Corral. Llamada por los indígenas Buchuchén, actual Punta Galera). ‘Saltamos a tierra para ver a los indios y las armas que traían, les dimos alguna chaquira y tomamos una oveja que nos dieron y volvimos a la nave, porque era muy tarde. El lunes por la mañana, volvimos a salir con el capitán y veinte soldados ya que había más de trescientos indios en la orilla del agua. Tomamos dos caciques, cuatro mancebos y dos mozas; y los demás viendo esto huyeron escondiéndose en la maleza. Y puestos los caciques, Turiocula y Perquinande; e indios en medio de nosotros, Gerónimo de Alderete dijo que tomaba posesión de aquella provincia, que los indios llaman Sepilloa y su cacique principal se llama Leubomanique…fuimos a dos poblezuelos y tomamos veinte ovejas, que no quisimos más, y maíz y otras cosas que tenían los indios en sus casas’. ‘Y luego nos volvimos a embarcar con los caciques, indios e indias que habíamos tomado, y alzando vela a la hora de comer, llegamos navegando por la costa a un río grande llamado Ainilebo (Ainilebu) y a la boca del que está un gran pueblo que se llama Ainil, y que nosotros llamamos el río y puerto de Valdivia. Desde el mar, Gerónimo de Alderete tomó posesión de aquella tierra y de la isla que vimos cerca de allí, llamada Guiguacabín, a la boca de un río grande llamado Collecu, donde tiene su casa y su adoratorio el cacique y gran señor Leochengo. Pusimos a la isla el nombre de Isla Imperial (actual isla Mancera, al centro de la bahía de Corral); y al río lo denominamos Santa Inés’ (hoy río Tornagaleones). ‘El viernes de septiembre pasamos con temporal por una isla que está junto a tierra firme por donde corre un río llamado Toltel-Leubo. La isla se llama Gueuli y la descubrimos a la ida, el día de San Nicolás Tolentino (10 de septiembre) por lo que la nombramos san Nicolás; al río lo llamamos Tórmes, porque pasamos con tormenta por él. Gerónimo de Alderete tomó posesión de la isla y tierra firme, caciques e indios, desde la nao’. Hoy, el río se llama Toltén y la isla Mocha. ‘Más abajo hacia Valparaíso está el Ribimbi, en la provincia de Rauco que confina con la provincia de Itata y de los Promaucaes, de las cuales ya tomó posesión tres años antes, el gobernador Pedro de Valdivia. De nuevo lo tomó Alderete, en nombre del gobernador y de Su Majestad’. El Ribimbi es el actual río Biobío. ‘Cesó la tormenta y, con buen tiempo, tornamos al puerto de Valparaíso donde echamos anclas el martes 30 de septiembre de 1544’. Debemos agregar que los expedicionarios que volvieron de este viaje, contaban de lo poderoso que era el cacique Leochengo, señor de la región del Ribimbi, que existía un imperio con templos servidos por miles de sacerdotes y guerreros. Y que más al sur todavía, se hallaba un hermoso país habitado por mujeres. Esto venía a refrendar los relatos que oyó Diego de Almagro cuando vino a Chile, y donde los indios le aseguraban que más al sur, había una vasta región dominada por mujeres cuya reina se llamaba Guanomilla (que significa cielo de oro) y que en esa tribu había tanto ‘metal blanco y amarillo’ que hasta los utensilios para preparar los alimentos eran hechos a mano con esos metales preciosos. Según la ‘Historia General de las Indias’, de Francisco López de Gómara: ‘Los expedicionarios de Valdivia descubrieron mucha tierra por la costa, y oyeron decir que había un señor, Leochengo, que juntaba doscientos mil combatientes contra otro rey vecino suyo y enemigo, que tenía otros tantos; que Leochengo poseía una isla, no lejos de su tierra, en que había un grandísimo templo con dos mil sacerdotes, y que más adelante había amazonas, la reina de las cuales se llamaba Guanomilla, tierra muy rica y a cuarenta grados de altura…aunque aún no han visto las amazonas, ni el oro, ni a Leochengo¹"

**NOTA
ESTE TRABAJO ESTÁ SUJETO A MODIFICACIÓN Y ATENTO A VUESTRA COLABORACIÓN. 
LOS DETALLES, FUENTES  Y ANTECEDENTES PERSONALES SON RESGUARDOS DEL AUTOR.
SI USTED COPIA ESTE MATERIAL DEBE CITAR LA FUENTE:
http://historiadevaldivia-chile.blogspot.com [HISTORIA DE VALDIVIA-CHILE]

Fuente:
¹ Historia Física y Política de Chile. Tomo I. Claudio Gay. Págs. 37-38
* Historia de Valdivia 1552-1952. Fernando Guarda Geywitz. Imprenta Cultura, 1953
* Julio César Avendaño. Recopilación Personal. http://historiadevaldivia-chile.blogspot.com