VALDIVIA, CAPITAL CULTURAL DE AMERICA 2016/THE INTERNATIONAL BUREAU OF CULTURAL CAPITALS -MARTES 10 JUNIO 2014 historiadevaldivia.chile@gmail.com HISTORIA DE VALDIVIA - CHILE: SOCIEDAD VALDIVIANA 10

SOCIEDAD VALDIVIANA 10

VIAJES DE LA SOCIEDAD VALDIVIANA “CHILENA”
Hasta la abertura del canal de Panamá, en 1914, los viajes se hacían regularmente desde Corral, vía Cabo de Hornos; cuando se inaugura el Ferrocarril Trasandino empiezan a hacerse viajes a Europa vía Buenos Aires; los emprendidos desde Valparaíso contaban con el excelente servicio de la Hamburg-Sudamerika Linie a través del Canal de Panamá.
Uno de los primeros viajes a Europa realizados por valdivianos desde la segunda mitad del Siglo XIX, se menciona al realizado por doña Estatira Agüero Adriasola y que junto a su marido don Otto Muhm, sale del muelle de Valdivia el 7 de Mayo de 1873 con rumbo a Inglaterra en el vapor “Callao”. En  Valparaíso lo cambia por el “Panamá”. Luego de visitar Lima, se embarcan en el “Arequipa”. El 3 de Junio pasan el Canal de Panamá, allí se reembarcan en el vapor inglés “Nilo”, con 400 pasajeros, para arribar a Plymouth y luego a Londres; Amberes, Bruselas, Colonia, Hamburgo, Kassel, Leipzig, Dresden, Viena –Novimbre-; continúa a Salzburgo, Munich y Stuttgart; además de Karlsruhe, Estrasburgo, Coblenz, Francfort, Mainz y Wiesbaden entre otros. Doña Estatira Agüero, describe sus visitas a Berlín y Viena, de la cual destaca: los teatros, paseos e iglesias, y su millón de habitantes: “llena de animación –concluye – es una de las primeras capitales de Europa” (su prima doña Mariana García Agüero se hace retratar en Viena, en uno de sus viajes a Europa).
En 1877, se menciona el viaje realizado por doña Maipina de la Barra de Cobo -considerada por José Toribio Medina como “la primera de nuestras mujeres que hayan escrito relaciones de viajes”, destacando que habla correctamente francés y alemán. Doña Maipina, relata detalles de sus viajes y nos entrega detalles sobre lo el servicio de los lujosos hoteles en que se hospeda, la elegancia de los jóvenes en las regatas de Ultenhorst, o en las reuniones de la buena sociedad de Hamburgo, en los conciertos del jardín zoológico; en los Baños de Wiesbaden –que toma durante un mes – refiere que los viernes “se reúne allí lo más fino de la sociedad (…), los miércoles y sábados son noches de baile, el del sábado es para la aristocracia y el miércoles, toda clase de gente” por cierto, ella va los viernes y sábados (sic); visita museos, palacios e iglesias, y no se pierde cuanto espectáculo, concierto, ópera o teatro, encuentra en su paso. En Londres asiste al Christal Palace a un gran concierto en honor del Sha de Persia, y en otra ocasión a uno de una orquesta de 50 músicos dirigidos por una mujer lo que, por cierto, no escapa a su observación; queda agradada con la visita a las ciudades de Kassel, Dresden y Salzburgo (probablemente, su viaje, lo terminó en su destino predilecto, París).
El Padre Guarda, en su Nueva Historia de Valdivia, nos señala que Viena y París, son uno de los destinos favoritos de los valdivianos, a ésto le agregamos las ciudades-destino de los diplomáticos: Manuel Carvallo de la Guarda, en Londres, en 1875, o Armando Quesada Acharán, embajador en París en 1922.  En su periplo por Europa, don Efraín Vázquez Guarda se hace retratar en la capital francesa por Marcial Plaza Ferrand, en 1903.
En Abril de 1912, viajan al viejo continente los hermanos Cardenio, Custodio y Erasmo Vázquez Carrasco; Graciano Duhalde; el Conde José de la Taille-Tretinville, francés, con su esposa doña Elisa Walker Larraín  -chilena-; doña Mercedes Elvira Constantino de Vázquez y sus hijos Ángel Custodio y Luz, con sus familias; en el “Polynesia”, en Mayo del mismo año, Francisco Duhart y Maximiliano Duhalde; y aun en Octubre, en el Heulan embarcan doña Paula Castaing de Molina, con su hijo Enrique; Carlos Vildósola, Ramón Barasorda, Simón González Quiroga y su hijo Simón; la gira de la familia Vázquez Florín culmina en Roma, donde es recibida en audiencia por el papa San Pío X; Eduardo Barnetche va a visitar a su familia en el país vasco. A Guillermo Pérez de Arce Adriasola, y a Alberto Lorca Barceló, con sus familias, los sorprenderá en 1914 la Primera Guerra Mundial.
Por motivos de estudios musicales viajan a Europa, entre otros Josefina Carvallo Frick e Ignacio Miguel Contreras, en París, y María Aburto Oróstegui, de piano –desde 1924 a 1928- en las academias de Conrad Ansage y Moritz Mayer Klatte en Berlín, ofreciendo conciertos en la sala Bechstein. Francisco Asenjo Carrasco, se casa en España con doña María Dolores Consolación Campoamor Morriño, en 1909 y se radica, definitivamente allí; doña Sara de la Guarda Carvallo prolonga su estadía europea por dieciocho años, al igual que doña Armerinda Lorca y Lorca, con su esposo, Arturo Reyes Bravo, en tanto que el joven Víctor Soto-Echenique y Sierra fallece durante su estada en Francia. Teodoro Camino se radica en Europa como agente de la empresa de su familia, Camino y Lacoste.

VIAJES DE LA SOCIEDAD VALDIVIANA “ALEMANA”
Los destinos y motivos de viajes de la sociedad valdiviana –descendiente alemana- variarán con respectos a los valdivianos “chilenos”. Las motivaciones, no sólo serán de placer y ocio, sino que además, se complementarán con sus actividades de negocios, estudios, salud y visitas de parientes. 

VIAJES DE PLACER Y OCIO
En el “Polynesia” (1912), se embarcan Edmundo Haverbeck y familia; Ricardo Körner y esposa, doña Clara von Bischoffshausen, con sus familias, en la Riviera francesa (según fotografías de 1910 y 1912), y a Minna Muhm de Eisendecher, Dorotea Martin de Schmidt, Agnes Roestel de Schmidt, María Martin de Roestel y Erna Schmidt Roestel cabalgando en los bosques de Turingia; Víctor Kunstmann Münnich y su señora, doña Emma Hube, que aparte de Alemania, abarcan Suiza, el Tirol y el Norte de Italia; Eduardo Kunstmann y su mujer, doña Emmy Leuschner, viajan en 1926-1927, al igual que Ricardo Weber con su esposa, doña Paulita Kunstmann. Los de Otto Anwandter Beckdorf, con su mujer, además de todos los países europeos, abarcan una gira a Oriente, partiendo desde Jerusalén. Sobresale el viaje realizado por don Carlos Haverbeck Richter, con su mujer, doña Inés Bischoff, que incluye la vuelta alrededor del mundo; sin embargo en 1914 los sorprende a mitad de camino la Primera Guerra Mundial, se detienen cuatro años en Corea, donde aprovechan de adquirir exóticos muebles y tapices para alhajar su palacio de “Los Canelos ” (calle Gral. Lagos esquina Bueras); en este mismo periodo de guerra (1914-1918), son sorprendidos en Europa a los valdivianos: Rodolfo Anwandter, en París; Julio Berkhoff y doña Sofía von Bischoffshausen, en Berlín; Máximo Roepke en Manchester, y Alberto Schmidt, en Madrid; serían reembarcados a Chile mediante gestión del Ministro de Chile en Londres, Agustín Edwards Mac-Clure.
 Don Otto Anwandter realiza su primer viaje en 1912 con el sólo objetivo de asistir a las regatas de Kiel. En 1926, realiza su viaje de “luna de miel”, durante un año, e incluye toda Europa; al igual que los que realiza don  Pablo Hoffmann Thater; y de don Carlos Bischoff (en el crucero “Reina del Pacífico”) realizados en 1892, 1906 y 1909.
En Abril de 1912, se destacan los viajes –mezcla de ocio, negocio y visitas a parientes: Catonne Nicorcann y su mujer, doña Rosenda Anwandter; Pablo Hoffmann, Carlos E. Wessel, Guillermo Mertens, Otto Ellwanger, Otto Hauber, su mujer y su hija Lucía; Carlos Keller, con su mujer, doña Emma Rueff, y sus hijos Carlos, Gustavo, Oscar, Enrique y Erwin; y de Elena Anwandter Merino. En Mayo del mismo año sobresale el viaje realizado por doña Wanda Thater de Schwarzenberg con sus hijos. En Octubre se consigna el regreso, en el “Heulan”: Gustavo Ehrenfeld, doña Sofía Battle, Erna Fehreland, Emilio Krauscke, Reinaldo Anwandter, Walter Klapp, Arnulfo Anwandter y su mujer, doña Arcelia Echenique Yávar, y sus hijos Frida y Armando; E. Kiem, a la señorita E. Hubach, a E. Runke, y –nuevamente- a Pablo Hoffmann con toda su familia y 10 personas más.
El 25 de Octubre de 1912, zarpan en el “Turingia”: Germán Schultz y Guillermo von Renquis. Se consigna, además, que en Dresden, don Arnulfo Anwandter von Stillfried. En 1880, se consigna el regreso de doña Luisa Scheu; y los viajes de Gustavo Schroeder, con su mujer, doña Mariana García Agüero, y sus hijos (activos en Viena en 1880), y los numerosos viajes (anuales) de Carlos Hoffmann y su mujer, doña Catalina Schencke. 

VIAJES LARGOS
Se menciona los viajes realizados por: doña Emma Manns Exss –se embarca en un vapor inglés en 1869; el de doña Elisabeth Exss de Hantelmann, con su hija Herminia;o en 1873, el de doña Wanda Thater, con sus dos hijos, cuyo marido, Federico Schwarzenberg, le asigna una renta vitalicia de 8.000 marcos anuales, más 5.000 para la instalación de su casa; Otto Ribbeck (nace en Valdivia en 1856) se casa en Europa en 1882 con doña Mathilde Thater, fallece durante su estancia en Berlín en 1925; Federico Guillermo Martin (valdiviano que crea una gran fortuna en las salitreras), se radica sucesivamente primero en Alemania y después en Angola, África. Los del Dr. Carlos Exss, con su mujer, doña Luisa Holzapfel, varias veces y por varios años;  al igual que el de Gustavo Exss con su mujer, doña Elisa Mendoza, por otro par de años. En Octubre de 1881, en el vapor “Ramsés”, de la línea Cosmos, llegan Philipp Matthei Jaeger, su mujer y sus dos hijos; un año después se reembarcan en el “Neco” de la misma línea, para no volver más, al igual que Marianne y Bruno Schilling Johnson, y el Barón Bruno von Stillfried, quienes se radican definitivamente en Alemania.

VIAJES DE NEGOCIOS
Además del señalado en el Diario de doña Estatira Agüero con su marido, Otto Muhm. Hay que mencionar a los realizados por: Gustavo Prochelle, todos a Alemania, tienen por principal objeto la atención de sus actividades comerciales como armador; Carlos Wachsmann, como socio de sus hermanos Guillermo y Alberto, se instala desde 1894 en Berlín; el 9 de Enero de 1912 Otto Schüler, antes de partir, otorga poder general para la atención de sus negocios a Ernesto Eisendecher; Alberto Thater, por su parte, se radica definitivamente en Berlín, Charlottenburg, donde otorga poder ante el Cónsul de Chile, en Agosto de 1913 a Federico Saelzer, para la atención de sus empresas en Valdivia; la instalación de Federico Carstens, desde 1899, en Hamburgo, tiene por objeto la representación de la empresa de su familia, Carstens y Cía; Segismundo Gunckel es el agente en Europa de Gunckel y Cía; Christian Geywitz  Strähle, de regreso de Alemania, se desempeña como administrador de los bienes de la sociedad Schmidt y Woerner, hasta su fallecimiento en 1886, en tanto que el de Jorge Anwandter Köhler, en 1920, tiene por objeto la traída de dos buques para la recién creada Sociedad Ballenera de Corral. (estos son algunos de los viajes inventariados y consignados en la “Nueva Historia de Valdivia del P. Gabriel Guarda, OSB).

VIAJES DE ESTUDIOS Y SALUD
En los viajes por razones de estudios, a veces, están constituidos por jóvenes valdivianos en grupos de 7 a 10 personas, entre hermanos y primos, por un período de 2 a 7 años de duración. Por ejemplo: los 4 hermanos Fuchslocher Barruel realizan desde niños todos sus estudios en Alemania, al igual que los hermanos Prochelle Anwandter y un grupo de primos; Luis Rudloff lleva en 1910 a sus hijos Alfredo y Guillermo, debiendo volver en 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial; Eduvijis y Berta Anwandter, con otras dos primas mayores, los efectúan en la ciudad de Detmold, y no en Berlín, según expreso deseo de sus padres, para que a su regreso no se queden en Buenos Aires, Lima o Santiago, no acostumbrándose a las discretas dimensiones de Valdivia. Guillermo Hansen realiza todos sus estudios en Alemania, con sus cinco hermanos, hasta los doce años, interno; Gertrudis Hoffmann Thater, internada a su vez en un elegante colegio en Suiza, alcanza a resistir esta prueba escasos dos meses; Marylita Haverbeck Bischoff también cumple con este verdadero rito que era estudiar en un exclusivo colegio suizo; Víctor Eisendecher Brandt también estudia en Suiza, constituyendo motivo de orgullo, a su paso por Alemania, en las regatas de Kiel, en 1909, el hecho de que su pariente, el almirante von Eisendecher fuese el capitán del yate imperial Hoenzollern (llega en 2º, según las Memorias de Eulalia de Borbón, Infanta de España. Editorial Castalia, Madrid 1991).
 Por motivo de los estudios superiores, se señalan los 7 años fuera de Chile de don Louis Rudloff Sangmeister, quien envía a Alemania, en 1910, a sus hijos, Reinaldo, que se inscribe en el Instituto Real de Freiberg, regresando en 1907; Luis Alfredo, que se especializa en Agricultura, y Guillermo, que lo hace en comercio y administración de empresas; los de Carlos Anwandter se efectúan en las universidades de Heidelberg y Würzburg; los de Heinrich Schilling Buschmann (nace en Osorno en 1867), en la Kaufmannsschule de Leipzig; Federico Matthei Jaeger, con su mujer, doña Eduvigis Schwarzenberg Geisse y todos sus hijos, fijan su residencia en Kassel, para facilitarles sus estudios universitarios, cumplido lo cual regresan todos a Osorno; Víctor Anwandter Echenique los cursa durante doce años en Stuttgart; los estudios de Edwin Schüler, fuera de la etapa alemana, comprenden dos años en Inglaterra, tres en Suiza y otros tantos en Francia. De especial excelencia son los efectuados antes de 1914, en pedagogía, por Hermann Balde, Director del Colegio Alemán de Valdivia; el Dr. Clemente Holzapfel Deppe parte en 1926 con toda su familia, por todo el año, con el objeto de especializarse en algunas clínicas de Berlín, en tanto que Wilhelm Gunckel, titulado en Odontología en la Universidad de Chile, efectúa lo propio en reputados centros de la misma capital; Eduardo Matthei Schilling, junto a su primo hermano Alberto Matthei Schilling, completan en Berlín los de Farmacia, mientras el Dr. Federico Carlos Hugo Schilling Matthei está trabajando en 1930 en la Clínica Charité de Berlín, En el plano artístico, Rodrigo von Stillfried realiza los de pintura especialmente en Italia, país donde Eduardo Anwandter cursa los de arte, concretamente en Florencia; Clara Werkmeister Martin estudia pintura en Berlín en la Academia de Hans Lichten, realizando posteriormente otros dos viajes a Alemania y Francia, donde se encuentra gran parte de su producción; doña Luisa Holzapfel también realiza en Alemania sus estudios de piano, al igual que los de canto Emilia Engerssen y Margarita von Stillfried, llamada “el ruiseñor de Valdivia”; en 1908 viaja, con su hermano Eduardo, Elisabeth Matthei Schilling, para estudiar música y canto en Berlín, donde contrae matrimonio, sin volver a Chile; Juan Fehrenberg perfecciona allí su arte fotográfico, falleciendo en un lugar no identificado después de 1938.
Doña Estatira Agüero –en su Diario-, se indica los viajes de salud, con visitas a los Baños de Wiesbaden, en pos de cura para sus dolencias; también menciona las consultas médicas realizadas por su esposo don Otto Muhm; en tanto que Eduardo Prochelle, que antes de venir a Chile fuera administrador de los bienes en Alemania de un príncipe polaco, debe viajar por varios años al viejo mundo “en busca de alivio a su quebrantada salud”; y la salud de su hijo Oscar Prochelle con su mujer, Ursula Anwandter, ocurren a partir de 1927, en busca de la rehabilitación de su hija Valeria, afectada de poliomielitis.

VISITAS A PARIENTES
No cabe duda que todos los viajes realizados –independiente la motivación- por los valdivianos, uvieron que haber visitado a sus parentelas europeas, y sus ciudades de origen, así como, sus antiguas casas o  muebles de sus padres o ascendentes. 
Con respecto a los viajes realizados fuera de Chile, con el fin de visitar parientes, se menciona al realizado por doña Estrella Vallejo de García Castelblanco, con sus hijos, además del realizado para visitar a parentela de su difunto padre, don  Eduardo Vallejo Montero, Cónsul Honorario de España en Valdivia en 1900. Se había casado en 1890 en Valdivia con doña Mercedes Lorca Agüero. El Padre Guarda –citando el Diario de doña Estatira Agüero- menciona la visita de parentela de su espeso, Otto Muhm, en Kassel, la impresión que le causa conocer la antigua casona familiar, sus hermosos jardines, la visita a sus tíos y primos. También menciona el del señor Telher, pariente de su cuñado Augusto Eisendecher, y en Ermscherd, a un tío materno de su marido, por el lado Pfeiffer; aun menciona la visita a la casa de los Manns, y en Witzenhausen, a la de los Schroeder. Además se incluye los periplos a parentela, de las siguientes familias valdivianas: los Bischoff, Kunstmann, Stolzenbach, Geywitz, Grob, Oettinger, Pausenberger, Roepke, Saelzer, Springmüller, Schmidt, Schroeder, Schwarzenberg, Vogt, Wachsmann, varios miembros de la familia Schilling, de Osorno, los von Numers, von Kretschmann, von Bischoffshausen, los barones von Stillfried, von Blacha, von Baczko, von Muench, o los condes Zu Dohna, etc


Fuente:
* De Valdivia a Europa 1870-1930. Cultura, Negocios, Sociabilidad. P. Gabriel Guarda, O.S.B. Boletín de la Academia Chilena de la Historia. Año LXXII, Nº 115. 2006. (bibliografía destacada: Diario de viaje de Doña Estatira Agüero”. Bienvenida Nº 7. Valdivia 1984 / Impresiones y vicisitudes de una viajera chilena del siglo XIX: Maipina de la Barra. Antonio Dougnac. Revista Chilena de Historia y Geografía, Nº 161, 1995 /Los primeros chilenos en París, 1820-1830. Mapocho Nº 33, 1993 / Archivo del Conservador de Bienes Raíces de Valdivia, de 1912 y 29/03/1913 / Chilenos en Europa durante la Primera Guerra Mundial, 1914-1918. Historia Nº 35, 2002 /  Periódico La Libertad, de Valdivia, 19/03/1890 / Nueva Historia de Valdivia. Ediciones Universidad Católica de Chile, 2001)
* Nueva Historia de Valdivia. P. Gabriel Guarda, OSB. Ediciones Universidad Católica de Chile, 2001
* Julio César Avendaño. Recopilación Personal. http://historiadevaldivia-chile.blogspot.com